La vieja Bogotá Amor y Romance- Ordena Ahora. Canastas, Anchetas, Arreglo de flores, la red latina mas grande.
English |Apps
| Home |
Mi Cuenta
| Serv. al Cliente | Contactenos | Evaluanos | Referidos
 Notas


Today is Thursday, December 13 2018 The time is 19:50 (-0500 GMT)
Credito Imagen: Foto: Google Feb 20, 2011
La vieja Bogotá

Cuando recorremos los sitios en los que vivimos de niños, vemos imágenes de aquella época y no logramos determinar en que preciso momento se volvió pasado, ¿fue cuando nos trasladamos?, ¿fue cuando crecimos?. El tiempo es como el agua entre las manos, no desaparece de inmediato, solo se escurre lentamente.

Bogotá sufrió una transformación enorme, en pocos años paso de ser una pequeña ciudad, para convertirse en una inmensa metrópoli de siete y medio millones de habitantes, tres mil quinientos barrios, algo mas de 300 iglesias católicas, 313 kilómetros de ciclorutas, centros empresariales, comerciales, industriales etc. que le han dado una imagen mas cosmopolita, pero le han quitado el encanto provinciano y la vida apacible.

Bogotá fue antaño una ciudad climáticamente mas fría, por eso quien observa una fotografía en blanco y negro de los años 30, 40 o 50, del siglo pasado, puede ver los sombreros de paño y los gruesos abrigos de los "Cachacos," por que la ciudad estaba todavía incipientemente urbanizada y los vientos helados que bajaban de los cerros orientales, no tenían una barrera que los contuviera, ni existía la cantidad de automóviles, fabricas y polución de hoy.

El Bogotano de aquellos tiempos era una persona elegante, bastante formal, culta, cuyos únicos vicios se reducían a jugar billar y de vez en cuando visitar los sitios de diversión y alcohol de la época.

Se reunían en alguno de los muchos "cafés" que habían y organizaban tertulias literarias, donde los mas diestros en el manejo de la palabra, desplegaban toda la inspiración para soltar en el momento preciso, la frase ingeniosa, el chispazo oportuno, la palabra poética, en aquel entonces la conversación era un arte y una forma amena y agradable de pasar el tiempo.

Los "blue jeans" prácticamente no existían en la Bogotá de los 50s, los hombres se vestían de paño o drill, las mujeres usaban un pantalón con la cremallera atrás o al lado, llamado "slack". El día domingo todos se vestían con la mejor ropa que tenían a la que llamaban "la pinta dominguera" y salian a comer "almojábanas y"aguapanela" con queso a los pueblos cercanos a Bogotá, como Usaquén, Engativá o Fontibon que hoy día son localidades que ya fueron absorbidas y pertenecen a Bogotà.

Tambien preparaban paseo al cerro de Monserrate, al que ascendían por un camino empinado, con tiendas y toldos a lado y lado, donde se refrescaban con cerveza, chicha o gaseosa. El agua envasada no existía.

Habían excéntricos personajes populares, que pasaron a ser identificados como parte importante de ese momento histórico, entre estos recordamos al famoso "bobo del tranvía", que dirigía gratuitamente, el poco trafico automotor de la época, con un viejo uniforme de policía que le regalaron, o la "loca Margarita", que le gritaba vivas al partido político liberal y luego soltaba una andanada de groserías que hacían sonrojar a todos.

Estos diez o doce personajes, que formaban prácticamente parte del paisaje, no se sabe si se murieron o se fueron, pero de un momento a otro desaparecieron y no los volvimos a ver mas.

En la emisoras de radio, se escuchaba, musica Colombiana típica, boleros, tangos o rancheras Mexicanas, la única emisora para la juventud, vino en los años 60s y se llamo "Radio 15" y su programa estelar "El club del clan". Ya para esa época, comenzaron los primeros síntomas de una revolución juvenil que estaba produciendo grandes cambios en el mundo y cuyos ecos llegaban a Bogotá.

Las familias nos reuníamos alrededor del receptor de radio, para oír las radionovelas, que siempre quedaban en suspenso, para que nos diéramos cita al otro día, a la misma hora y en el mismo dial, para continuar el relato. La serie radial "Kalimán", el hombre increible, tenía una audiencia enorme y fue muy exitosa en aquel entonces.

Habían programas de genero humorístico como "Los chaparrines", "El show de Hebert Castro", el de "Montecristo" o "Los tolimenses", que entretenían con su humor ligeramente malicioso.

La primera discoteca de Bogotá se llamó, "La Mamut rosa" y la segunda "La píldora", pues recién se había inventado la pastilla anticonceptiva. Antes de eso, los jóvenes eran tan sobrios, que los llamaban "Cocacolos", por que en las fiestas la mayoría solo tomaba Cocacola, jugaba con el "Yoyo Rusell" o "ula ula"· (aro en la cintura) y asistía para reunirse con sus amigos, a salones de té famosos como, EL "Monteblanco", el "Yanuba", el "Crem Helado", muchos de estos salones han sobrevivido al paso del tiempo y aún funcionan en Bogotá. recuerdo una discoteca a la que ingresábamos con una etiqueta de cereal Milo y 20 pesos, que se llamaba "La Bomba", pues quedaba en una bomba de gasolina, como se les llama en Bogotá a las estaciones de servicio de combustible.

En los años 60s, solo había dos canales de televisión en blanco y negro y su programación iba de de 6 pm a 10: 30 pm, que marcaba el fin de la emisión. Las primeras transmisiones fueron obras de teleteatro en vivo y en directo, producidas por los titánicos pioneros de la televisión Colombiana, que practicamente con las uñas y recurriendo a su ingenio, sacaron adelante este proyecto de comunicación masiva.

Después vinieron las telenovelas como "Destino la ciudad", protagonizada por la actriz Judy Henriquez, el noticiero "El mundo al vuelo", patrocinado por la aerolínea Avianca y las series americanas "La isla de Gilligan", "perdidos en el espacio", "El túnel del tiempo", "Lassie", "Los vengadores", "Mi marciano favorito", "Rin tin tin", " Bonanza", "Los Picapiedra" y numerosas series mas que hicieron las delicias de los televidentes y dieron muchísimas horas de entretenimiento a los afortunados Bogotanos que tenían televisor.

En la calle donde vivíamos con nuestros padres, solo una familia tenía el dichoso aparato y ellos dejaban la cortina de la ventana abierta para que todos en la calle pudieran ver los programas. Con el tiempo los televisores se fueron volviendo mas comunes y baratos y toda casa, tenía uno en su sala.

Los primeros brotes de rebeldía juvenil aparecieron llegando los 70s, las chicas lucían minifalda y los jóvenes, pantalón bota "Campana", cabello largo y camisas estampadas con flores. Un centro comercial llamado "El pasaje" en la calle 60 con 12 del barrio chapinero se volvió sitio de habitual encuentro entre la juventud hippie Bogotana.

Era una época de idealismo sobre la construcción de un mundo mejor, un despertar del espíritu y la conciencia, pero el mundo mejor, no se consiguió, el joven se volvió un cómodo adulto y el Rock and roll le dio paso a la música Disco, a la salsa, al género tropical y al vallenato que ya venía abriéndose camino en el mercado discográfico por la afluencia y migración hacia Bogotá de personas de todas las regiones del país, que se radicaron y fueron repoblando la ciudad, constituyéndose actualmente como la mayoría en la población capitalina, donde el "Cachaco" clásico es cada día mas difícil de ver.

En esta breve historia, no se han relatado la totalidad de costumbres, modas, actividades y elementos que conformaron la antigua Bogotá, pues para este proposito, tendrían que escribirse miles de paginas.

Solo he querido viajar con nostalgia hacia atrás y recordar que donde hoy se levanta imponente, la vertiginosa Bogotá del presente, hubo otra mas tranquila y amable en la que habitaron nuestros padres y abuelos y que se fue evaporando en la niebla del tiempo, como nos evaporamos todos.


Si desea comentar este articulo por favor escribanos a editorial escribamos@.com
 
A donde quieres ir?

Home
 
               
Derechos reservados © American Business USA Corp - 1vende.com - Florista.net
| Legal | HÔME | MI CUENTA | PREGUNTAS? | CONTACTENOS