Un naufrago voluntario Amor y Romance- Ordena Ahora. Canastas, Anchetas, Arreglo de flores, la red latina mas grande.
English |Apps
| Home |
Mi Cuenta
| Serv. al Cliente | Contactenos | Evaluanos | Referidos
 Notas


Today is Thursday, December 13 2018 The time is 18:18 (-0500 GMT)
Credito Imagen: Foto Google Jun 11, 2011
Un naufrago voluntario

Una interesante lección sobre la capacidad de la voluntad humana para superar obstáculos y lograr tener éxito en cualquier propósito, nos la da el personaje que hoy ocupa este espacio literario.

Alain Bombard fue un ciudadano francés que siendo médico tuvo que recibir en su hospital los cuerpos de 43 marineros muertos en un naufragio en el canal de la mancha en 1952, quedó tan impresionado por esta tragedia que cegó la vida de tantos jóvenes, que se propuso dedicar varias semanas y meses a pensar en la forma de disminuir el riesgo de morir en altamar cuando sucede un naufragio.

En aquellos años, década 1950 se creía, y aun hoy se piensa, que sobrevivir una travesía de continente a continente por mar sin agua ni alimentos es totalmente imposible, Alain Bombard se dispuso a demostrar lo contrario y en una decisión que le dio fama de loco, se lanzó al mar en un bote inflable de apenas 4.60 metros, en el cual esperaba viajar solo desde Casablanca (Marruecos) hasta las Islas Canarias (España) y de ahí hasta las Antillas, sin reservas de agua ni alimentos.

LLevaba a bordo herramientas de navegación, un sextante, cartas náuticas, mapas, brújula, una red especial y algunos libros para los 65 días que calculaba duraría el arriesgado viaje en el pequeño bote de vela.

Dedicó varias semanas a estudios que incluían análisis sobre rutas y corrientes marinas así como clima y vientos. También en el museo oceanográfico de Mónaco estudió con particular atención el problema de la alimentación de los náufragos y descubrió que a partir de la fauna marina es posible obtener todas las vitaminas esenciales y que los peces contenían una considerable cantidad de agua menos salada que los mamíferos. Otra fuente de alimento según su teoría era el plancton recolectado con una red especial, el agua de lluvia y gotas de agua de mar.

A pesar de los consejos de amigos y familiares para que desistiera de este descabellado proposito, Bombard dueño de una gran tenacidad y decisión se lanzó al mar en una odisea que le llevaría a perder 25 kilos de peso, debilitarse hasta ver de cerca a la muerte y sufrir grandes penalidades mientras apuntaba en una libreta sus descubrimientos y observaciones.

Alain Bombard desembarcó en la Isla de Bárbaros el 23 de diciembre de 1952, siendo hospitalizado inmediatamente por su deplorable estado; tenía el sombrío aspecto y los desorbitados ojos del que ha visto la muerte de cerca, demacrado y anémico contó como había sobrevivido a las tormentas, al acecho de los tiburones, inundaciones y hasta la fractura de la vela del bote.

Según sus propias palabras todos estos inconvenientes incluida la falta de alimento y agua, no son nada comparado con la horrible sensación de soledad y desamparo en que se encuentra un hombre solo y perdido en la inmensidad del oscuro océano. Gracias a sus observaciones se pudo saber que nuestro peor enemigo en altamar no es la falta de agua y alimento, sino el terror y la desesperación. "No hay nada mas importante para sobrevivir a un naufragio que no perder en ningún momento la esperanza... no hay nada mas importante que ser un naufrago mas testarudo que el mismo mar"
Bombard logró vencer los obstáculos que el mar le puso al frente, con estudio y conocimiento previo aplicado, pero indudablemente lo acompañó la buena suerte y su admirable fuerza de voluntad fue decisiva en esta gesta, pues posteriormente otros lo han intentado sin lograrlo. Esto ha dado pie para que escépticos y pesimistas duden de la hazaña y manifiesten que es imposible sobrevivir a una travesía de estas, recurriendo solo a agua de lluvia y a lo que provee la fauna marina.

En 1954 publicó un libro sobre esta experiencia y obtuvo reconocimiento y popularidad internacional. En este relato, Bombard da consejos e indica las claves para sobrevivir a un naufragio, estos conocimientos fueron tenidos en cuenta para elaborar los manuales de seguridad marítima que se entregan a todos los pasajeros y tripulantes que hoy día viajan para todos los mares del mundo.

El llamado "experimento Bombard" fue muy positivo al demostrar las grandes posibilidades de salvación que tiene un naufrago si conserva la serenidad para utilizar a su favor los mínimos recursos de que dispone en el mar abierto.

La experiencia de Alain Bombard fue valiosa para saber como sobrevivir en caso de naufragio, pero fue mas valiosa en el sentido de enseñarnos lo que es capaz de lograr una voluntad férrea, una decisión inquebrantable y la capacidad de lograr objetivos propuestos sin rendirse.


Si desea comentar este articulo por favor escribanos a: editorial@escribamos.net


 
A donde quieres ir?

Home
 
               
Derechos reservados © American Business USA Corp - 1vende.com - Florista.net
| Legal | HÔME | MI CUENTA | PREGUNTAS? | CONTACTENOS